Tiempo de Reflexiones

Prohibida su reproducción por cualquier medio sin previa autorización del autor. Si te gustaría compartirlo contáctanos. Gracias

El canto del gallo

El canto del gallo

Autor: Pastor Héctor Spaccarotella

Escuché predicado muchas veces sobre este pasaje, especialmente trabajando en aquello que al predicador personalmente lo golpeó: “aprender a vivir después de la traición”. “Aprender a seguir viviendo, cargando cada día el canto del gallo en los oídos”. Decía un pastor que seguramente cada vez que un gallo cantara en el resto de su vida, Pedro recordaría una y otra vez que había traicionado a su amigo y maestro.
Me golpeó un escrito de la escritora Yolanda Tamayo sobre este pasaje. Ella dice que Pedro no se diferencia mucho de lo que vos y yo somos. Aunque nuestras vidas son muy diferentes a la de aquel pescador del Mar de Galilea, en el fondo, estamos hechos del mismo material, con la naturaleza pecadora que nos lleva a abandonar al Maestro cuando más nos necesita.

Van por delante

Van por delante

Autor: Pastor Héctor Spaccarotella

En este camino van por delante, no quienes hacen solemnes profesiones de fe, sino los que se abren a Jesús dando pasos concretos de conversión al proyecto de Dios.

Donde Estas?

Donde Estas?

Autor: Pastor Héctor Spaccarotella

Lo que me asombró días atrás fue entender que Dios no actúa así. Él lo sabe todo. Él lo vió y escuchó todo, y sabe perfectamente cómo nos sentimos. Desde Adán y Eva, además Él sabe que cuando el hombre peca toma distancia, se aleja, se aparta.
Y lo más importante para Dios es que esta distancia pueda achicarse cuanto antes para que la comunión se restaure. Por eso te busca cuando te alejás de Él, por eso te pregunta ¿Dónde estás?
Para obligarte a salir del escondite, para obligarte a romper el silencio que te fabricaste. Para que puedas mirarte en el espejo de sus Ojos y darte cuenta de lo ridículo que te ves con el delantal de hojas de higuera.

Adolescentes hoy

Adolescentes hoy

Autor: Pastor Héctor Spaccarotella

Si la sociedad toda se ha vuelto violenta ¿no es lo más lógico pensar que ellos también habrían de serlo? Los adolescentes son el reflejo de la sociedad adulta. Nos cuesta verlo de este modo, pero al verlos actuar estamos observándonos a nosotros mismos. Son el espejo donde debemos mirarnos. Es decir que la violencia que vemos en ellos es un espejo de la que nosotros irradiamos.

Antorchas

Antorchas

Autor: Pastor Héctor Spaccarotella

¿Cuál sería el significado de hacer suficiente provisión de aceite?

Sobre esta Roca

Sobre esta Roca

Autor: Pastor Héctor Spaccarotella

Jesús es la roca sobre la que está constituida y establecida la iglesia. Los escritos de los apóstoles confirman que la iglesia está realmente edificada sobre la iglesia de Jesús.. Es maravilloso sentirnos piedras vivas del edificio del templo de Cristo, piedras que forman las distintas partes que forman la nueva iglesia. Piedras que hemos sido talladas cuidadosa y amorosamente por Dios, de modo que cada uno de nosotros ocupemos el lugar para el que fuimos pensados. Muchas veces nos revelamos a nuestro destino, porque queremos ser algo distinto de aquello para lo que fuimos creados. Por eso quiero dar gracias a Dios por conocerte y porque me conozcas. Todos, vos, yo y todos los que un día dijimos “SI” estamos siendo cuidadosamente preparados para la construcción de una obra maravillosa.

Papá estaba muy enojado

Papá estaba muy enojado

Autor: Pastor Héctor Spaccarotella

Algunos dicen que la violencia familiar la incita la familia misma, pero eso es ver el asunto de una manera superficial. La violencia nace en el corazón. Está adentro de uno como lo estaba en el corazón de Caín, y sólo necesita una muy pequeña provocación para estallar.
Decimos que es culpa de la mujer, o de los hijos, o del jefe o de otro, pero no lo es. Procede del corazón herido y confundido que vierte su frustración sobre los que están más cerca. Cuando el tronco está malo, todo el árbol lo está.
Cuando el corazón vive en amargura, la persona no puede o no sabe o no aprendió a canalizar sus sentimientos de un modo saludable.

Una lección de 2° de Reyes

Una lección de 2° de Reyes

Autor: Pastor Héctor Spaccarotella

Te invito a navegar conmigo una historia desarrollada en la Biblia, con la esperanza de que de alguna forma que solamente Dios en su soberanía conoce, se haga también parte de tu vida igual que lo es de la mía.

Mentiras Cotidianas

Mentiras Cotidianas

Autor: Pastor Héctor Spaccarotella

A mí me gustaría pedirle a Dios que algo en el corazón nos duela ante el engaño descarado. Que tengamos la posibilidad de darnos cuenta que descubrir la verdad en su mayor profundidad, aunque duela, trae libertad, sana, salva.

A nuestro corazón de piedra

A nuestro corazón de piedra

Autor: Pastor Héctor Spaccarotella

...Por lo pronto, hoy delante de mi Dios y delante de todos ustedes que leen, abro este corazón de piedra para pedirle a mi Padre que ponga en él un corazón de carne. Me arrodillo ante Su presencia para ser rociado con el agua de purificación.
Te invito a hacer lo mismo, a renunciar a voz en cuello (para que el mundo espiritual se entere) a tus idolatrías. A permitirle al Señor que examine tu corazón y vea si hay en él camino de perversidad.
Sólo así la fuerza de la Iglesia de Cristo tendrá la fuerza para cambiar la realidad de cada alma en un mundo que cae día a día bajo el propio peso de su decadencia moral y espiritual.

Caminar sobre el agua

Caminar sobre el agua

Autor: Pastor Héctor Spaccarotella

El relato del evangelista Mateo, sin embargo, trata de transmitirnos que algunas veces se requiere de los ojos de la fe para reconocer a Jesús cuando está cerca. Muchas veces, a mitad de la tormenta, zarandeados por las olas de la decepción y la duda, no somos mejores que los discípulos si se trata
de reconocer la presencia de Jesús....

Cuando el peso de la vida dobla la caña hasta quebrarla

Cuando el peso de la vida dobla la caña hasta quebrarla

Autor: Pastor Héctor Spaccarotella

El pastor Luis Echeverría dice refiriéndose a este tema: “Tendemos a aislar indirectamente a estos creyentes que, cabe aclarar, son tan lavados y limpiados en la sangre de Cristo como cualquier persona que acude a la cruz del Calvario para redención. Se les trata con aire de inferioridad considerándoseles una influencia negativa o, peor aún, cristianos de segunda o tercera categoría. ¡Se les condena y rechaza por un pasado, y hasta un presente, que ya ha sido perdonado por el único Juez justo!
Las personas son, a menudo, «cañas» dañadas, con cicatrices en sus vidas que las han doblegado y herido. Un líder agresivo podría quebrar esa caña y echarla a un lado, pero no Aquel de quien se dijo: «No quebrará la caña cascada». Él se especializa en enderezar las cañas heridas, ayudándolas a ponerse firmes bajo su paciente y amoroso cuidado. El apóstol Pedro era una «caña cascada» cuando negó al Señor. ¿Cómo podía ese hombre luego llegar a ser un líder reconocido en la iglesia primitiva? La respuesta está en el ministerio del Señor que cuidadosamente restauró a Pedro y le dijo: «Apacienta mis ovejas».”